Autor: Mònica Catalán

ARGENTINA – Arrugas en La Boca

Ocultar las carencias con colores vivos siempre ha sido resultón, para algunos. Ya sea en las favelas brasileñas o en el barrio porteño de La Boca. Sin embargo, el maquillaje es superficial. Por mucho empeño que se le ponga, tarde o temprano la realidad restriega su toallita desmaquillante y desvela lo que se esconde tras la sombra de ojos y el colorete. Indudablemente, Caminito es la cara pintada de La Boca, que sonríe al visitante con su check point tanguero-guiri en la bifurcación de entrada. Todo colores llamativos: artesanos del souvenir a la derecha; terracitas con promos y asados a la izquierda. En el centro, como si de la proa de un barco se tratase, emerge el conjunto de conventillos multicolores reclamo de los flashes de los turistas. Estas precarias construcciones fueron levantadas con los restos de chapa, madera y cartón rescatados de los muelles por los inmigrantes (al principio básicamente genoveses) que se instalaron en La Boca durante la primera mitad del siglo XIX para trabajar en el puerto del Riachuelo. Viviendas de carácter …

CHINA – Pisando la Gran Muralla

Esa era la última torre, la 23. Solo nos esperaba una mujer en un tenderete improvisado con algunas bebidas. “¡Sois los primeros occidentales que llegáis!”, nos dijo, o eso entendí yo queriendo llenarme de orgullo aunque fuera difícil de creer, pero se agradecía después de recorrer 17 torres de vigilancia y un sinfín de escalones. El hecho es que habíamos llegado a la última atalaya de la Gran Muralla china, al menos a la última accesible a los turistas.

CHINA – Los bailes de Shanghái

Paseaba por Nanjing Road, la arteria comercial de Shanghái. Su ritmo frenético, las luces de neón y la interminable sucesión de escaparates no paraban de reclamar mi atención cuando escuché lo que parecía ser un tango. Salía de un pequeño altavoz portátil situado en un lateral de la calle. A su alrededor, cinco o seis parejas bailaban entregadas, sin prestar atención al coro de observadores que les flanqueaban. Estuve un rato disfrutando del espectáculo. Ver deslizarse a una pareja de ancianos chinos al son de los acordes argentinos no dejaba de ser una visión singular. Tras unos minutos continué mi camino, caía la tarde y parecía que la actividad de la calle aumentaba a la vez que la luz menguaba.

CHINA – Los mares de Wang, de Gabi Martínez

Este libro nace, según explica el mismo autor, con el objetivo de narrar la realidad de la costa china, un territorio en constante evolución y con un potencial económico y social inevitable dentro del contexto mundial. Lo curioso sin embargo, es que Martínez decidió empezar esta aventura justamente por la escasez de información sobre la zona.   De esta forma, el autor parte para Pekín con el objetivo de viajar durante algunos meses por las principales ciudades costeras de China, y poner así nombre y cara a la cotidianeidad de esta región. Lo hará acompañado de un joven del interior, Wang, quién tendrá que traducir pero también sobrellevar y entender los contrastes que se viven en su propio país. Será un reto de adaptación constante para ambos viajeros.