Argentina, Viendo la vida pasar
Dejar un comentario

Jorge

Jorge nos sube en su todoterreno hasta los 4350 metros de altura, donde se encuentra el mirador del Hornocal, el cerro de los catorce colores de la quebrada de Humahuaca que hoy, se encuentra parcialmente tapado por las nubes.

Jorge nos cuenta que no es originario de la quebrada. Nació en la provincia de Corrientes, a orillas del río Paraná y fronteriza con Paraguay, donde tanta “joda” le hizo cansarse de sí mismo. Dejó de estudiar magisterio, se mudó a Jujuy y, ahora, la quebrada es su oficina.

Jorge, mientras subimos, nos desvela los entresijos de su oficio de conductor en la sierra. Ahora cuesta arriba, una curva, ahora cuesta abajo, una zanja, cuesta arriba de nuevo, otro coche de frente… El secreto es, a la hora de afrontar el descenso del cerro, utilizar en cada tramo la relación de marchas que se ha utilizado para subirlo, dice.

Jorge, que está harto de que sus hijos pequeños escuchen la canción de Peppa Pig en bucle, se desquita durante sus horas de trabajo y en el reproductor de su 4×4 sólo suena el blues pesado y guitarrero de Stevie Ray Vaughan y algún que otro hit de Metallica.

Jorge asegura que le encanta su trabajo y su nueva vida familiar en la quebrada de Humahuaca. En cuanto nos deje en el pueblo se va a casa a comer y lo deja por hoy, que es domingo, dice Jorge.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s