Argentina, Países
Dejar un comentario

ARGENTINA – Arrugas en La Boca

Ocultar las carencias con colores vivos siempre ha sido resultón, para algunos. Ya sea en las favelas brasileñas o en el barrio porteño de La Boca. Sin embargo, el maquillaje es superficial. Por mucho empeño que se le ponga, tarde o temprano la realidad restriega su toallita desmaquillante y desvela lo que se esconde tras la sombra de ojos y el colorete.

Indudablemente, Caminito es la cara pintada de La Boca, que sonríe al visitante con su check point tanguero-guiri en la bifurcación de entrada. Todo colores llamativos: artesanos del souvenir a la derecha; terracitas con promos y asados a la izquierda. En el centro, como si de la proa de un barco se tratase, emerge el conjunto de conventillos multicolores reclamo de los flashes de los turistas.

Estas precarias construcciones fueron levantadas con los restos de chapa, madera y cartón rescatados de los muelles por los inmigrantes (al principio básicamente genoveses) que se instalaron en La Boca durante la primera mitad del siglo XIX para trabajar en el puerto del Riachuelo. Viviendas de carácter comunal, se ampliaban o modificaban su estructura improvisando sobre la marcha, siempre a demanda de las necesidades del momento. Varias familias se repartían las estancias y compartían cocina y baño, lo que provocó una interesante mezcla de culturas e idiomas y un severo problema de insalubridad que desencadenó en una epidemia de fiebre amarilla en 1870.

A las paredes exteriores se les aplicaba una base de color, el que se hubiese podido escamotear ese día en el puerto, para atenuar las grietas, los remiendos y las cicatrices de la fachada. Esa variada paleta de colores que conforman los conventillos se ha extendido, distorsionada y exagerada, al resto de Caminito, actuando como reclamo y velo al mismo tiempo.

Actualmente, la gentrificación y la especulación inmobiliaria que sufre La Boca, ha afectado de lleno a otros conventillos que aún siguen siendo el hogar de muchas familias lejos (es un decir) de los turísticos reclamos de Caminito, única zona junto a la costanera en la que se centran las intervenciones de la administración pública. Paralelamente, se multiplican los desalojos de vecinos y una sospechosa racha de incendios ha desintegrado varias de estas endebles construcciones, dejando a familias enteras durmiendo en la vereda.

Luego, para que nadie se eche las manos a la cabeza y pueda volver a su casa con las coloridas fotos de Caminito intactas en su nueva cámara del copón, se le recomienda encarecidamente visitar La Boca únicamente de día, circular por cuatro calles perfectamente acotadas (y vigiladas por la policía) y no restregar mucho a los pibes del barrio la cartera llena de pasta, el reluciente peluco o el iPhone que toca llevar este año. Y sí, no están los ánimos para que les vayan rompiendo las bolas.

El abandono que flota en La Boca es evidente desde que el puerto del Riachuelo perdió todo su valor estratégico a principios del siglo pasado a partir a la construcción de las dársenas de Puerto Madero; hoy zona bien del centro de Buenos Aires, con torres de apartamentos de lujo, restaurantes y amplísimas zonas verdes. Barrio vecino que elegantemente le da la espalada. Cada uno en su casita y Maradona en la de todos. De hecho, si se mira en un mapa, La Boca está aislada, olvidada, delimitada por diferentes autopistas en tres de sus costados y por el Riachuelo en el restante.

Ese río del que surge el nombre del barrio, ya que justo allí desemboca en el Río de la Plata, y que en su día fue su sustento es hoy una masa de agua contaminada, ”podrida” dicen acá, inútil y desperdiciada. Sin necesidad de rascar mucho el maquillaje se desvanece a cada paso que uno se aleja de Caminito, bruscamente como si le arrojasen un cubo de agua. Más allá de La Bombonera, entre asados callejeros y coches desvencijados, el barrio muestra su cara al natural, cubierta de arrugas, puntos negros y ojeras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s