Viendo la vida pasar
Dejar un comentario

Volver, esa costumbre

Volver, esa costumbre al final de un viaje. Introducirte de nuevo en un mundo que te espera pero que se asemeja distante y arrollador. Imágenes, sonidos, olores y sabores retumban en un afán por mantener, aunque sólo sea a tu mente, en ese lugar que ocupará ya siempre un pedazo de ti.

Las sensaciones se agolpan, incluso puedes sentir esa brisa que te tocó en un instante cualquiera.  Pero la fuerza del tiempo obliga a poner pausa, a frenar unos impulsos que no tienen cabida en este escenario. Minutos y días se encargarán de alejar esta emoción, pero antes habrá que superar los instintos, cuesta imaginar cómo, pero de algún modo habrá que hacerlo, no hay otra. Fotos y memoria ayudarán a mantener viva la experiencia, pero ese instante habrá pasado, igual que la melancolía del después.

Cuanto más grande es la saudade más bueno ha sido el viaje.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s